Una torrija solidaria como a él le hubiera gustado

¿Para qué parar el mundo? ¿Que debíamos hacer si tampoco tenemos el cuerpo “pa muchas torrijas”?

Tirar para adelante. Y siempre de frente. Creo que era lo que José María Trancoso nos hubiera pedido que hiciéramos, ¿verdad María, Chiqui, Rocío?

Pues eso. Muchos voluntari@s se reunieron ayer tarde en su memoria. Nadie quiso faltar. Ni Jesús David siquiera, al que fuimos a ver a su domicilio para llevarle sus torrijas, ya que él no podía esa tarde acompañarnos. Si más lo agradecía él, mayor nuestra alegría de verle de nuevo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.